sábado, 9 de diciembre de 2017

El restaurante más antiguo del mundo está en Madrid



Casa Botín fue fundado en 1725 y sus puertas siguen abiertas en el mismo sitio que entonces. El establecimiento, ubicado en la calle Cuchilleros, en pleno centro de Madrid, tiene 230 plazas. Cándido Remis lo edificó sobre una bodega ya existente del siglo XVI. Se dice que Goya trabajó como friegaplatos allí.




En su cocina se dice trabajó como friegaplatos el pintor Francisco de Goya, por allí han pasado desde Ava Gardner hasta Woody Allen y fue fundado en 1725. Se trata de Casa Botín de Madrid, el restaurante más antiguo del mundo, inscrito en el Libro Guinness hace justo 30 años. El establecimiento fue incluido como récord Guinness en 1987. "Nos llamaron para decirnos que era el más antiguo del mundo; lo que nos sorprendió porque siempre pensé que debería ser algún restaurante europeo", ha explicado uno de sus propietarios, José González (Madrid, 1959), quien regenta con sus dos primos Antonio y Carlos, ambos hermanos, este local. El hecho de que el restaurante funcionara "ininterrumpidamente" en el mismo sitio y con el mismo nombre desde 1725 le hicieron merecedor de este distintivo que solo tiene un restaurante en el mundo:
Calle Cuchilleros, 17, 28005 Madrid, España

William Kentridge y otras exposiciones del Reina Sofía



El artista sudafricano habla de la injusticia social.

William Kentridge (1955) el reconocido artista multidisciplinar sudafricano, Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017, hijo del abogado de Nelson Mandela, llega al Museo Reina Sofía por la puerta grande, a través de la exposición Basta y sobra, centrada en su producción como escenógrafo de ópera y, al mismo tiempo, de escenarios de conflicto ligados desde la capacidad crítica que el autor mantiene inalterada.

Sobre el trasfondo de una sólida formación cultural y artística y del compromiso social -los hechos diferenciales que dividen el arte contemporáneo en dos continentes: el de la autenticidad, la reflexión y el estímulo, de un lado, y el de la especulación comercial, de otro- Kentridge, representante indiscutible del primero, retoma iconos e historias del pasado (Ulises, el villano Ubú, un cuento de Gógol, Lulú, la "femme fatale" protagonista de la ópera de Alan Berg) para denunciar los abusos del poder, la discriminación, la violencia, la injusticia y los efectos del colonialismo, a veces con referencias políticas concretas -como las políticas de apartheid de su país natal, cuya huella no se ha borrado del todo- y otras en términos generales, siempre de forma ambigua y metafórica, anacrónica a veces, a menudo irónica y muy humana siempre.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Un libro desvela el misterio de la estancia de Agatha Christie en Gran Canaria



En «Crimen en El Confital by Agatha Christie», el historiador Javier Campos indaga en el paso de la escritora por España, un momento de su vida anterior a la fama internacional y marcado por el drama de su divorcio


Agatha Christie encontró en Gran Canaria las fuerzas para resurgir del hundimiento moral y económico en el que la sumió su divorcio, un drama personal anterior a su ascenso a la fama. Ahora, un libro recupera este suceso e indaga en los misterios de la vida real de la reina del misterio.
Pero lejos de ser un semblanza al uso, se trata de un libro en el que la ficción ayuda a dilucidar lo que ocurrió en la realidad. En «Crimen en El Confital by Agatha Christie», personajes nacidos de la imaginación de la escritora británica, como el doctor Joy o el coronel Barton, cabalgan de nuevo décadas después de la muerte de su creadora para tratar de arrojar luz sobre las circunstancias que le permitieron superar su depresiva situación durante unas vacaciones que pasó en la isla en 1927, según explicó a EFE su autor, Javier Campos.
Este historiador, dedicado a investigar el patrimonio arquitectónico de Canarias y sucesos de su pasado sobre los que ha publicado distintos estudios, se ha atrevido a saltar la barrera de sus anteriores trabajos para emular a su admirada novelista, combinando dosis parejas de entusiasmo y humildad.

La creciente identificación con la maestra de la intriga que experimentó a medida que rebuscaba en su pasado determinó, de hecho, que decidiera rehacer su obra, un texto que inicialmente había concebido como uno de los ensayos en que hasta ahora volcaba siempre los resultados de sus estudios, para, «cuando estaba acabado, empezar de nuevo a redactarlo tratando de emular sus novelas».
Protagonistas de innumerables relatos de Agatha Christie y películas y series de televisión rodadas rentabilizando un poder de atracción que han seguido manteniendo hasta nuestros días, como demuestra el reciente estreno del nuevo largometraje «Asesinato en el Orient Express», se subieron así al carro de este libro.
No faltan en el libro los típicos comentarios deductivos de la anciana pero avispada señora Marple, que debate sobre noticias respecto a una muerte violenta ocurrida en la isla en la época en que pasó por ella la escritora y que el historiador sostiene que inspiró uno de sus cuentos. Eso sí, todo ello «sin perder en ningún momento el rigor histórico» que siempre ha caracterizado las investigaciones de Javier Campos, quien aclara que cada una de las referencias al suceso que hacen la señora Marple y sus compañeros en esta nueva e inesperada aventura que les ha hecho revivir «tiene su base documentada».
¿Dónde? En artículos encontrados en periódicos locales ya desaparecidos o que todavía se editan resistiendo al paso del tiempo. Así, publicaciones como el «Anuario Postal de Las Palmas», la «Gaceta de Tenerife», el «Hespérides», «El Progreso» o «La Provincia» son algunas de las fuentes de las que ha recabado la información que ha precisado para ello.
Sus noticias de casi un siglo atrás le han servido, además, para montar un puzzle junto con otros datos extraídos de diferentes escritos, como la propia autobiografía de Agatha Christie. Así, el resultado es una imagen que desvela un secreto de su vida nunca antes esclarecido que afirma que ha podido desentrañar con rotunda convicción.
Un secreto revelado
Por fin se ha resuelto el secreto. Se trata de la identidad de un «enigmático» médico que la ayudó a remontar «el pozo en que cayó a partir de que su primer esposo, Archibald Christie, le solicitó a finales de 1926 el divorcio, algo que, en esa sociedad británica de reminiscencias victorianas, relegaba a un limbo social y económico a la mujer, que no tenía derecho a cobrar compensación alguna y se veía como una fracasad»".
Señalado por la escritora misma en sus memorias como alguien cuyo trato le generó «un beneficio muy grande» que posibilitó que superara su desesperación y desánimo merced a cuidados añadidos que le ofreció después de curarle una afección de garganta que sufrió estando en Gran Canaria, ese benefactor siempre permaneció en el anonimato porque solo se conocía que le llamaba «doctor Lucas».

Quién fue en realidad el facultativo que auxilió en sus peores momentos a una divorciada desamparada que no contaba ni con el apoyo de sus padres, ya fallecidos, contribuyendo al forjado de la figura universal de la literatura en que se convertiría más adelante, es una de las incertidumbres sobre su existencia que hallan respuesta en «Crimen en El Confital», asegura su autor.